domingo, agosto 29, 2010

Éxtasis ( Buena vida volúmen II)


Que ilusa es la juventud. Que ilusos los mayores. Que ilusos todos. Que desesperanzadora es la vida, que nos mira por encima del hombro, burlona... Sí, así es como pensaba el descarriado jóven, mientras estaba fumándose un pitillo fuera de la fiesta de su amigo. Una fiesta genial: Un ambientazo, un montón de tías buenas hambrientas de cuerpo macizo y de cuero del bueno... Y mucho alcohol y mucha droga, o os ibais a creer que el ambiente tenía un envoltorio así de guay de gratis? Evidentemente que no, porque una fiesta sin alcohol o sin drogas, no es una fiesta para un atajo de descarriados que no tenían nada que hacer a parte de esnifar rica coca. Estaba sentado en la acerca de la calle, delante de la entrada del local que habían reservado... Iba viendo como a cada calada, el humo salía muy lentamente con su existencia pendiendo de su propia evanescencia. El humo lo envolvía, y le encantaba, le sumía en una atmósfera que lo llevaba a otra dimensión. Pasaba su lengua por los labios, notando el tacto frio de su piercing en el extremo izquierda de su labio inferior. Su pelo en punta engominado desafiaba las leyes físicas, sosteniéndose perfectamente derecho. Sus ojos castaños, y sus facciones bellas realzaban su propia belleza cuando se sumergía en aquella dimensión. Era un chico normal, tirando a bajito. Iba en camiseta de tirantes. Llevaba un collar, y tenía varios tatuajes en sus brazos. Llevaba unos tejanos largos, y un cinturón con alguna tachuela y unas cadenas que colgaban de ese pedazo de cuero y que sujetaban la cartera en su bolsillo. Oía las risas de las chicas, complacido, pensando en que alguna de las voces que sonaban, sonaba tan sexy, que era imposible que la chica poseedora de tan bonita voz fuera fea, todo lo contrário, seguro que se trataba de un bombonazo... Y eso lo tentaba a volver dentro. El ruido de la música, por otra parte, lo invitaba a meterse aún más en su otra dimensión y olvidarse de las chicas tetudas y buenorras que habían dentro, probablemente con las camisetas mojadas. Estaba en ese punto de ''estoy bien aquí pero aquello de allá también promete bastante... No tengo claro que hacer''. Notaba su paquete de tabaco de liar en su bolsillo izquierdo. Se cansó del cigarro y lo arrojó al suelo, dejándolo encendido. Preguntó a un par de personas que también estaban fuera si le invitaban a un porro, pero la suerte no le sonrió. Les puso mala cara, y se metió dentro, notando las miradas de las personas indignadas por la cara de asco que les había puesto en la nuca. La música lo invadió, las chicas lo cegaron, pero vió algo más tentador: La barra. Se acercó y se pidió una litrona de cerveza. Se quedó recostado en la barra y empezó a beber, notando como el bendito líquido creado a partir de cebada iba en descenso hasta su estómago refrescando su cuerpo, castigado por cosas mucho peores que cerveza. Echó en falta el pitillo que antes había tirado, así que en unos pocos minutos se lió otro cigarrillo. Solo tuvo que pedir la boquilla ( esto sí que se lo dieron, más faltaría). Cerveza en mano, cigarro en boca, y ahora tiro porque me toca. Estaba extasiado y en un trance feliz, sumido en la música y el humo de su cigarro, notando el tacto frío del vaso en su mano. Se sentía plenamente feliz. Ladeaba la cabeza y movía los pies al sonido de la música. El cuerpo se le iba. La cabeza olvidaba todos los males, los problemas, y la madre que los parió, y se sentía muy agradecido hacia esa sensación. No podía ir mejor, todo estaba genial, solo le faltaba uno de esos bomboncitos que meneaba su cuerpo en la sala, debajo de la típica bola de disco. Oyó voces en su trance y se sintió extrañado, pero no pasaba nada, seguía ladeando la cabeza y moviendo los pies... Se oyeron más voces, y cesó el barullo de las voces de la barra y las risas de las chicas guapas. Su trance temblava, como si hubiera un terremoto. Lo que le faltaba: La música se detuvo. De mala leche, abrió los ojos y dejó el vaso de cerveza en la barra y le dió una calada profunda a su pitillo y se giró, indignado, para ver que era lo que lo había sacado de tan plácido momento. Nadie hablaba, y había un corro de gente alrededor de un cuerpo en el suelo de colores donde había gente bailando antes......


- Joder, llamad una puta ambuláncia! A qué esperais idiotas!?

- Q-Qué pasa...? - Se dijo a si mismo el ya no tan extasiado chico, experimentando algo de miedo y curiosidad acerca de lo que sucedía.

- Va tú! Sí tú, el calvo de la barra! A qué esperas mamón? LLAMA JODER QUE LA VA A PALMAR!

El hombre de la barra lo miraba, con los ojos muy abiertos y sin acabarse de creer lo que pasaba.

- Tengo que ir y darte dos hostias? - Dijo, llorando a lágrima tendida- Que ha pillado una puta sobredósis, joder, que si no llamamos YA, esta tía mañana estará muerta!

El hombre de la barra seguía sin poder reaccionar. El chico, llorando, indignado y furioso, se levantó de al lado del cuerpo de la jóven y dejó su mano en el suelo, y fue gritándole al de la barra: ''TE VOY A PARTIR LA CARA''!!. Varias personas lo cogieron, pidiéndole que se calmara. Ahora el calvo de la barra reaccionó y llamó a la ambuláncia. El protagonista ya pasaba de su cigarrillo y estaba alucinando. Miró la escena, vió como evolucionaba hasta que llegó una ambuláncia en pocos minutos que le parecieron dos horas. Los señores del vehículo se la llevaron, y muchas personas fueron al hospital a ver que tal se desarrollaba la cosa, desconsolados. Él, en cambio, a la que se fue la ambuláncia, la gente se marchó, y clausuraron el local, que ya eran casi las 6 y los primeros rayos de luz ya empezaban a asomar a través de las majestuosas montañas, decidió marcharse a su casa. Se puso la capucha de su chaqueta tejana y echó a andar. En diez minutos estaba en el portal. Subió arriba, mientras hablaba por el teléfono con un amigo suyo, contándole lo sucedido:

- Si, joder, que pilló una puta sobredósis... Me cago en dios... No, qué va, cerraron el local. Ya te digo, hay que ser un puto inconsciente para pegarse un chute así de béstia. No tío, hoy no voy, estoy molido y me quedo a sobar en mi piso... Nahh, mañana. Jajaja, qué tío el Borja... En fin tío, te dejo que estoy que me caigo... Claro nen, venga, hasta mañana. Venga loco, cuídate....


El chico se dejó caer en el sofá, molido de cansancio. Por puro impulso, nada premeditado, extrajo una bolsa transparente en el agujero de su chaqueta que contenía un polvo blanco. Lo vertió todo sobre la mesa, y sacó el DNI. Empezó a partir el polvo a partes iguales. Sacó papel de fumar de su bolsillo y hizo un canuto. Esnifó el polvo blanco de un tirón, y llegó a meterse 3 de las 4 porciones de polvo blanco. Se quedó tieso, extasiado. Cuando se le pasaron los efectos iniciales se levantó y gritó:

- JODER SÍ! ESTO ES VIDA Y LO DEMÁS SON TONTERÍAS!! QUE LE DEN A LA ZORRA QUE NO SABES ESNIFAR!! - Y después de decir eso, cayó como un peso muerto en su sofá, demolido por el efecto de ''su propia medicina''. Durmió un buen rato y se despertó al cabo de unas 15 horas de haber dormido, sin recordar absolutamente nada de lo que había pasado la noche anterior ni cómo había llegado a casa. Pero eso a él, qué le importaba? Era feliz y se lo pasaba de puta madre tirando su vida por la borda.






P.D: Escribiendo este fragmento, me vino a la cabeza la película de Trainspotting, esa tan famosa en la que sale Ewan McGregor, y no pude evitar pensar que el diálogo introductório de la película ( gran diálogo, por cierto) cuadraría con el texto. A los que no hayais visto la película, os la recomiendo, es muy buena. Os dejo el texto introductório para que saquéis vuestras propias conclusiones:


''Elige la vida, elige un empleo, elige una carrera, elige una familia, elige un televisor grande que te cagas. Elige lavadoras, coches, equipos de compact disc y abrelatas eléctricos. Elige la salud, colesterol bajo y seguros dentales. Elige hipoteca a interés fijo, elige piso piloto. Elige a tus amigos. Elige ropa deportiva y maletas a juego. Elige pagar a plazos, un traje de marca en una amplia gama de putos tejidos. Elige bricolaje y preguntarte quién coño eres los domingos por la mañana. Elige sentarte en el sofá a ver teleconcursos que embotan la mente y aplastan el espíritu mientras llenas tu boca de puta comida basura. Elige pudrirte de viejo cagándote y meándote encima en un asilo miserable siendo una carga para los niñatos egoístas y hechos polvo que has engendrado para reemplazarte, elige tu futuro, elige la vida. Pero por que yo iba a querer hacer algo así? Yo elegí no elegir la vida, yo elegí otra cosa. Y las razones? No hay razones. Quién necesita razones cuando tienes heroína?''

Mark Renton ( Ewan Mcgregor) - Trainspotting

6 comentarios:

Ál dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=XDcMpIoXxp0&feature=related Miradlo, es muy bueno.

Xumiichurry dijo...

Todos preferimos la buena vida a la vida buena pero... ahí está el dilema, qué es la buena vida? Es mejor vivir al máximo durante poco tiempo o vivir poco durante el máximo de tiempo? Lo ideal sería saber ser equilibrados o lo mejor, jugar a ser dios como los rolling stones y poder vivir al máximo durante el máximo de tiempo, total, me puedo cambiar la sangre todos los meses... Éso sí que sería lo mejor. Pero bueno de momento sólo podemos cantar a coro eso de "I can't get no satisfaction."
Pd. Qué buena la intro de trainspotting.

Ál dijo...

Muy buen comentario.

Elizabeth dijo...

Personalmente prefiero los extremos, lo demas lo traduzco en rutina y no me gusta que los dias o los años se parezcan tanto que cueste recordar que paso cuando. Aunque claro, hay que saber donde esta el limite y saber cuando parar.
En realidad, todo depende de cada uno. Lo que quieras hacer con tu vida, al fin y al cabo lo eliges tu.
Lo que ya es mas dificil de pensar es que lo que le pase a otro tambien te puede pasar a ti, por mucho morro que le heches a la vida o por mucho que te esfuerzes en que todo salga perfecto.
Lo que mas me sorprende de todo es que la gente ya no se asuste de nada, que no le tenga respeto ni a la muerte, que vayan por la vida como rey por su palacete...y luego zas! y todo son lamentaciones.

Xumiichurry dijo...

Y para ti? Qué es para ti la buena vida? Qué esperas de la vida además de poder vivirla?

Xumiichurry dijo...

Claro! También me caes bien jajaja. Puedes agregarme cuando quieras.